dt.common.streams.StreamServer.cls

Argentina busca adherirse al Tratado Internacional de Lucha contra el Cibercrimen

Fecha de Publicación: 28 de Abril de 2017

Descripción: El Senado acaba de emitir dictamen favorable y la Argentina está, así, un paso más cerca de sumarse a la Convención de Budapest, el primer tratado supranacional sobre delitos informáticos. Este tratado busca estandarizar las legislaciones nacionales y los protocolos y técnicas de investigación para posibilitar e impulsar la cooperación internacional en temas como las estafas informáticas, la distribución de pornografía infantil, las infracciones vinculadas a la propiedad intelectual y los atentados contra la integridad del sistema. Hasta hoy, 52 países han ratificado la Convención. El proyecto de adhesión -con reserva de los artículos que no sean compatibles con el Código Penal vigente- será votado ahora por el pleno de la Cámara alta.

El Ministerio de Justicia de su Nación postula dos motivos principales para justificar la adhesión: la cooperación internacional en materia de delitos informáticos y el establecimiento de protocolos estandarizados para la obtención de pruebas digitales.
Marcos Salt, coordinador del Programa Nacional Contra la Criminalidad Informática del Ministerio de Justicia, sostiene: “Si la Argentina adhiere tendrá la posibilidad de asegurar la cooperación internacional en, por ejemplo, casos de grooming y de pornografía infantil en Internet. Además, en materia de obtención de evidencia digital logrará que el sistema penal sea más eficiente. Hoy seguimos usando la norma de «registro y secuestro de cosas» cuando hay que registrar y secuestrar datos, aunque su naturaleza sea diferente”.

Aunque el convenio internacional tiene ya una década y media de vigencia, todo lo relativo a los delitos informáticos parece “nuevo”. No sólo eso: la permanente innovación tecnológica hace que toda norma de seguridad relativa a la seguridad informática esté en constante tensión y sometida a riesgos. Y, más aun, las leyes procesales y penales que sirven para castigar los cibercrímenes -o los delitos comunes cometidos mediante el uso de medios electrónicos o en los que estos medios sirvan como elemento de prueba- quedan rápidamente desactualizadas, cuando no son directamente inexistentes. Aprender de lo que ocurre afuera y promover la colaboración es siempre un camino correcto. Pero se requieren, además, recursos y capacitación para aplicar la ley.

0 replies

Deja una respuesta

¿Quieres unirte a la discusión?
¡Siéntete libre de contribuir!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *